Skip to content

PRÉSTAME UN LUGAR

enero 5, 2009

Una vez más, llega el verano al pueblo de Cabo Norte.

Mi nombre es Caleb y llevo mis dieciocho años viviendo en este aburridísimo lugar.

Se supone que con la llegada del verano el panorama tenía que ser más alentador, pero mientras no tuviera dinero para largarme  no me quedaba mas remedio que sufrir, un año más, mi estancia en aquel lugar plagado de pueblerinos entrometidos.

Por lo general, me pasaba el tiempo ayudando a mi padre en su carpintería; de alguna manera, darle forma a la madera me ayuda a evadirme de mi monótona existencia.

Cuando decidía que las labores de carpintería eran demasiado tristes para alguien de mi edad, me reunía con mi amigo Isaac para componer canciones con nuestras guitarras. Siempre que no estuviéramos tirados en el sofá viendo películas.

A Isaac le gustaba torturarme con la idea de que nunca saldríamos del pueblo ni seríamos alguien importante.
Muchas veces conseguía cabrearme de verdad, pero en el fondo, aunque me costara reconocerlo, había algo que me retenía en aquel lugar, y ese algo tenía nombre propio; Laura. La joven, guapa y dulce Laura.

Llevaba enamorado de ella desde que tenía uso de razón, pero mi ineptitud en lo que a chicas se refería me frenaba a la hora de hablar con ella. Sin embargo, en los últimos años me había soltado un poco más, y había conseguido que Laura se pasara de vez en cuando por la carpintería para sorprenderla con alguna figura tallada. Una cursilería, lo se, pero ahora tenía otra cosa en mente.

Mi padre solía decirme que se me daba bien expresar mis sentimientos a través de la madera tallada, pero yo sabía que eso no era así. Donde realmente me desahogaba era componiendo canciones, aunque nunca quedara contento con ninguna de ella y, ciertamente Isaac no era de mucha ayuda en ese aspecto.

Este verano estaba decidido a componer algo especial, aunque tuviera que dedicar todo el tiempo a ello, pero… ¿por donde empezar?

-¡Ey Caleb! -Era mi fiel Isaac que seguramente venía a la carpintería para contarme los chismes del fin de semana (su padre era el alcalde de la localidad y siempre se vanagloriaba de controlar todo lo que pasara en Cabo Norte).
-¡Que hay tio! -dije mientras pulía la superficie de una mesa pequeña.
-¿Te has enterado de que tenemos nuevos habitantes en el pueblo?
-¿Otra pareja de jubilados? -pregunté con indiferencia.
-Mmmm no exactamente -Isaac empezó a toquetear todos instrumentos que había colgados en la carpintería-. Se trata de un militar retirado y su hijo. Vienen de Canarias.
-¿Canarias? ¿Eso que es? -pregunté interesado.
-Unas islas africanas, dicen que se parecen a las nuestras.
-¡Ja! Dudo que haya un archipiélago más aburrido que el nuestro.

Isaac estuvo de acuerdo conmigo y se rió.

-Y dime, ¿son negros? -inquirí yo.
-¿Por qué iban a serlo? -preguntó Isaac extrañado.
-Bueno, son africanos ¿no? -respondí, orgulloso de mi lógica- En este pueblo atrasado más de uno los miraría por encima del hombro.
-No será este el caso -contestó Isaac con gesto despreocupado-, los he podido ver esta mañana en la oficina del censo y son blancos. Anodinos, como el resto de nosotros.
-Y el chico, ¿es de nuestra edad?
-Eso parece. Podríamos hacerle una visita.
-Ya claro, que idea más estupenda -contesté con sarcasmo.
-Como quieras, yo iré a ver si me entero de algo más -Isaac parecía exitado con la idea-. Un militar seguro que tiene cosas interesantes que ofrecer. ¡Nos vemos! -Y salió corriendo antes de dejarme decir “adios”.

En realidad me entusiasmaba que ocurrieran cosas nuevas en Cabo Norte, pero en quel momento no me interesaba en absoluto lo que pudieran ofrecer un militar africano y su hijo.

Lo que no sabía en aquel momento era que esa llegada iba a cambiar mi vida por completo, ya no sólo iba a ser el verano menos aburrido de mi vida, sino que los cimientos de mi personalidad se verían seriamente trastocados.

Pero lo que ocurrió después lo contaré en otro momento.

CONTINUARÁ

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: